Por: @Karenlicious_
El sol del mediodía caía sobre los miles de llegaban puntuales a la cita en la curva 4 del Autódromo de los Hermanos Rodríguez, el pasado sábado 25.

En el que se anunciaba como el mayor evento metalero en el país, se encontraron, según cifras estimadas, más de 50 mil amantes del metal. Hubo familias enteras, que llegaron con carriolas y hasta el abuelito, pues todos los que tuvieran más de tres años de edad, pagaban boleto para disfrutar la larga jornada
El público llegó desde temprano y caminó un largo trecho dentro del inmueble, entre retenes de acceso, puntos de venta de mercancía oficial y personas que por poco dinero, lo caracterizaban como alguno de los integrantes de Kiss.
Los escenarios alternos, dispuestos lejos de los principales, pero cercanos entre sí, dieron cabida a bandas como Leprosy, Transmetal, Avatar, Mystica girls, Chistian death, Intoxxicated y Pornomotora, entre otras.
Un acierto fueron los dos escenarios principales, uno al lado del otro, con el que el tiempo de espera fue nulo entre banda y banda, aunque el sonido no fue el que el público esperaba.
A las 19:30, el programa de mano anunciaba la presentación de Rob Zombie, quien apareció e hizo suyo el escenario y preguntar a la audiencia “Están listos?”, luego de que en el lugar se escuchara el Himno Nacional.
Ya cuando cayó la noche, Korn llegó para interpretar un repertorio con muchos de sus éxitos, entre ellos Got the life. Jonathan Davis dijo “Ustedes son lo mejor y nunca me van a defraudar”, con lo que los gritos eufóricos se escucharon.
El vocalista de Limp Bizkit, Fred Durst, pronunció algunas frases en español. “Gracias por tenernos en casa”, dijo, lo que provocó la euforia de los asistentes, que no pararon de corear Rolling, Ready to go, Hot dog y hasta Come as you are, original de Nirvana.
Pasadas las 23:00, y aún con bandas tocando en los escenarios alternos, apareció Kiss, que había anunciado traería toda la producción que usa en sus shows alrededor del mundo. La pirotecnia y las luces hicieron juego con la fría y ya entonada noche.
La araña mecánica que los neoyorquinos usan para descender al escenario, solo estuvo como adorno, pues ellos se desplazaron, por el mismo; eso sí, siempre acompañados de los aplausos, gritos, las manos en alto y hasta las caras pintadas de un público que se les entregó.
Así, se escucharon clásicos como Psycho circus, War machine, Rock and roll all nite y I was made for loving you ̧ que hicieron vibrar a una audiencia que esperó por más de diez horas para ver a la banda.
Los organizadores prometen que la versión de 2015 será en el mismo lugar.

Categorías: Columnas

Leave a Reply